¿Qué tipo de piel tienes y que cuidados necesitas?

 

Antes de usar cualquier crema es muy importante saber qué tipo de piel se tiene.

Como sabemos, los mejores resultados se obtienen con productos específicamente para el problema lo mismo ocurre con las cremas que nos dan los resultados esperados si usamos las adecuadas para nuestro tipo de piel. Además es importante saberlo para mantener la salud de la piel.

 

En vez de ir probando las cremas a tientas y arriesgarse a no usar el dinero de forma adecuada o incluso a tener un resultado poco deseado es mucho mejor definir antes que tipo de piel tienes, a continuación te damos los pasos a seguir:

¿Cómo saber qué tipo de piel tienes?

Lavarse la cara con agua templada y dejarla secar.  A partir de allí pueden pasar varias cosas:

  • Si notamos que la piel se nos queda tirante es que tenemos la piel seca. En una piel seca no se suelen ver los poros de la piel.
  • Si nos salen brillos en la piel y nos tocamos la frente y la notamos algo grasosa, es que tenemos la piel grasa. También podemos observar porque a diferencia de la piel seca, en una piel grasa se notan bastante los poros.
  • Si los brillos nos salen en la “zona T”, o sea frente y nariz, pero en el resto del rostro tenemos la piel tirante, es que tenemos la piel mixta. La configuración de piel grasa en la zona T y piel seca en el resto de la cara suele ser lo más habitual en las personas con piel mixta, pero dependiendo de la persona pueden variar las zonas.
  • Si en cambio no notáis ni tirantes, ni brillos en ninguna parte es que tenéis la “piel normal”.

A todos estos tipos de piel se puede sumar la característica de tener la piel sensible. Puede ser sensible al sol, al viento frío, a algún producto o componente, etc.,

Todas necesitan estar adecuadamente hidratadas, pero es sobre todo a la hora de la higiene y en la aplicación de algunas cremas donde debemos tener en cuenta el tipo de piel, para que no haya ningún contratiempo imprevisto o efecto secundario.

La hidratación es importante para todas las pieles, aunque naturalmente es más necesaria en las pieles secas y las pieles grasas deberían evitar cremas con aceites o productos que aumenten el nivel de grasa.

CUIDADOS SEGÚN EL TIPO DE PIEL

  • PIEL SECA

-Para equilibrar la piel seca podemos utilizar cremas hidratantes.

-Le devolverán su elasticidad y evitarán la sensación de picor y dureza tan desagradable que se produce en las pieles mal hidratadas.

 

Para este tipo de piel, lo recomendable es la CREMA DE CALENDULA + PLUS, una hidratante y humectante, enriquecida con vitamina E, la Caléndula tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas y exfoliantes, estimula la cicatrización de heridas, ali

via picaduras de insectos y ayuda en el tratamiento de quemaduras.

Ayuda a alivia la irritación, grietas, quemaduras accidentales o de sol. Cuida la piel sensible, especialmente cuando ha sufrido enrojecimiento o fricción debido a procesos climatológicos.

Con todos estos beneficios se logrará obtener una piel más limpia, hidratada y libre de toxinas.

 

 

 

  • PIEL GRASA

-Muchas mujeres piensan que las pieles grasas no precisan de cuidados pero esta piel puede carecer de agua aunque produzca un exceso de lípidos.

-Las impurezas que aparecen son muchas veces una respuesta reflejo de un desequilibrio interno.

-Una buena alimentación también es muy importante, porque influye de forma considerable en nuestra piel.

-Las pieles con acné mejoran con el efecto beneficioso del sol, pero no debemos engañarnos y hemos de tener en cuenta proteger nuestra piel grasa del sol.

 

  • PIEL MIXTA

-Es aconsejable tratar las distintas zonas por separado.

-Muchas veces los productos específicos para pieles mixtas pueden resultar incompatibles con las zonas de tu cara más secas, que pueden sufrir hipersensibilidad cutánea.

-Si las tratas por separado vas a obtener mejores resultados aunque ello te lleve invertir más tiempo en ello.

 

  • PIEL “NORMAL”

-Este es el tipo de piel que todas desearíamos tener, ya que sin duda es la piel perfecta. Se trata de una piel tersa, suave, con brillo natural y además se mantiene perfectamente hidratada.

-Esto no quiere decir que no precise de nuestra atención, ya que necesita unos cuidados básicos: limpieza, tonificación, crema de día y crema nutritiva por la noche.

 

Para aquellas personas con piel grasa o con imperfecciones, la Crema de Árbol de Te + Plus e perfecta ya que deja la piel limpia, fresca y aterciopelada.

Se aplicar una pequeña cantidad sobre el rostro con la piel húmeda en la mañana y en la noche. Realizar un suave masaje con pequeños movimientos circulares evitando el contorno de los ojos. Puede dejar en la piel o enjuagar completamente y secar la piel suavemente.

Para Abscesos, cubrir la zona afectada con Crema de Árbol de Té + Plus y una compresa empapada de té, repetir este proceso 3 veces al día, para que el pus del forúnculo se disipe sin necesidad de perforar la piel.

 

Leave A Reply